Turismo tras la pandemia: ¿pasaportes de inmunidad y pruebas de virus?

 

Algunos países del mundo ya empiezan a aliviar gradualmente las restricciones relacionadas con la pandemia del COVID-19. Una de las últimas etapas sería permitir la entrada de los extranjeros. ¿Cómo cambiaría el turismo cuando se abran las fronteras?

Cuando se levanten las restricciones, es probable que los que viajen a EEUU tengan que pasar una prueba de coronavirus y obtener un "pasaporte de inmunidad" antes de la visita, informa el diario británico The Daily Telegraph.

El principal epidemiólogo del Gobierno de Estados Unidos, Anthony Fauci, opinó que los viajes podrían reanudarse en el verano boreal. Pero todo depende de que el número de casos disminuya. Cualquier nuevo brote llevará a un cambio en los planes para levantar las restricciones.

Algunos países ya están desarrollando protocolos nuevos de control de viajeros. En particular, el presidente de EEUU, Donald Trump, dijo que el país está configurando un sistema para hacer pruebas de coronavirus y medir temperatura a los pasajeros de las aerolíneas.

La prolongada prohibición de viajar preocupa a las industrias que dependen del turismo, como las aerolíneas y los hoteles.

Ed Bastian, director ejecutivo de Delta, una de las mayores aerolíneas de EEUU, declaró que la compañía estaba considerando el uso de "pasaportes de inmunidad" que serían necesarios para poder subir al avión.

"No hay duda de que mientras los clientes no se sientan seguros durante el viaje, el negocio de la aerolínea no volverá al nivel adecuado", observó.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud ha rechazado, de momento, la concesión de pasaportes sanitarios a viajeros que ya hayan superado el virus, puesto que todavía no está demostrado que una persona sea inmune al coronavirus por haberlo pasado una vez.

Varios países europeos, entre ellos Alemania, Francia e Italia, declararon que permanecerían cerrados a los pasajeros de vuelos internacionales. El Gobierno del Reino Unido sugirió que podría introducir una cuarentena de 14 días para los visitantes extranjeros, lo que podría reducir el número de turistas, observa el diario británico.

Mientras tanto, los propios turistas tampoco tienen prisa en emprender nuevos viajes, aunque se abran las fronteras. Según una encuesta de Harris Poll, la mayoría de los estadounidenses no planea quedarse en un hotel durante los próximos tres meses. Muchos también dijeron que no viajarían en avión hasta cuatro o seis meses después de que el Gobierno anuncie la disminución de la pandemia de COVID-19, señala la publicación.

Fuente: mundo.sputniknews.com

Comments