El informe Trump - Peter B. Meyer - Diciembre 5, 2019

Por Peter B. Meyer

Una evaluación objetiva

Dos gobiernos diferentes trabajando simultáneamente
Todos los indicadores económicos reales son negativos
El Estado profundo contra Potus
Elecciones anticipadas
Reinicio global de la moneda

Lejos del Globalismo

Un poderoso grupo detrás del Presidente Trump, lo está apoyando y guiando todo el camino. El Presidente Trump ha sido informado de antemano sobre las diez metas del PLAN, para hacer a Estados Unidos grande de nuevo. Ocho de estos objetivos son: drenar el pantano, la seguridad fronteriza, la desregularización, romper con el globalismo, primero Estados Unidos, poner fin a la reserva federal para traer de vuelta dinero honesto respaldado por oro, la abolición de la TTP y los acuerdos comerciales de la OMC, y la retirada del acuerdo de París sobre el clima. Como se sabe, para terminar con la Reserva Federal y traer de vuelta el dinero honesto respaldado por oro, aún se está en proceso de finalización.

El Presidente Donald Trump está cumpliendo con la tarea más peligrosa y difícil de la historia; el drenaje del pantano del Estado Profundo, al tiempo que está rodeado y lidiando con pandillas sin ley en todos los niveles del gobierno, tanto en el país como en el extranjero. Tiene que tratar con bandas criminales financieras, políticas, profesionales y militares. Todas estas mafias son el resultado de la corrupción mundial en los gobiernos, el sistema monetario criminal, las instituciones financieras corruptas y los intereses corporativos inmorales, motivados por el poder y la codicia, mientras son guiados a través de sociedades secretas.

Las poderosas fuerzas dentro del Estado Profundo están masivamente organizadas contra el Presidente Trump y la población. Controlan la mayoría de los principales medios de comunicación y siguen formando parte de la comunidad de seguridad. Incluso dentro de su administración sigue habiendo un nido de belicistas. Estas fuerzas siempre están involucradas en sus propias batallas, guerras, sanciones, impuestos y aranceles. Operan con una programación de control mental anticuada. – Una guerra comercial es tan falsa como una guerra contra las drogas, una guerra contra el crimen o una guerra contra el terrorismo. No vale la pena luchar contra ninguna. Y ninguna es ganable. Todas ellas están diseñadas para recompensar a las élites a expensas del pueblo.

Gasto excesivo, deudas, dinero falso, precios falsos, guerras falsas; esas son las cosas que corrompen a la élite, distorsionan la economía y depredan a la sociedad. Y esas son las cosas que el presidente Donald J. Trump debería detener. Su virtud es que no es como los demás políticos. Es un forastero, no un miembro de la élite. Era un especulador inmobiliario, no un político. Y tenía negocios legítimos en todo el mundo; no está en deuda con el Estado Profundo por su dinero, su fama o su fortuna. Él es justo lo que Estados Unidos necesita, alguien que era demasiado rico para preocuparse por lo que dicen los los medios de comunicación masivos, es alguien lo suficientemente audaz como para enfrentarse al Estado Profundo.

Dos gobiernos diferentes trabajando simultáneamente

El gobieron en la sombra del estado profundo quiere la guerra y deshacerse del presidente Trump. En consecuencia, sus títeres en el Congreso promueven la guerra y el juicio político en cada esquina. Sin embargo, hay un lado serio de la impugnación, es la lucha con el Estado Profundo y la crisis que está a punto de tomar la economía de los EE.UU.. Tiene que ver con las corrientes más profundas de la política y la economía, las que conducen a la guerra, la bancarrota, la depresión y la pobreza. La investigación de los demócratas sobre el supuesto intento del presidente Donald Trump de hacer un Quid Pro Quo, no entregó la más mínima prueba. Los demócratas no tienen absolutamente nada.

Pero, sorprendentemente, Rusia no donó nada a la campaña de Trump. Pero donó 145.600.000 dólares a la Fundación Clinton. Por lo cual el Presidente Trump ha sido investigado!

Además, Nancy Pelosi invitó a extranjeros ilegales al Estado de la Unión. Mientras el Presidente Trump invitaba a las víctimas de extranjeros ilegales al Estado de la Unión. Piensa en eso, ¡cuánta diferencia hay!

Se tiene la impresión de que el gobierno de Trump se está preparando para la guerra y la invasión de Venezuela, lo cual no es el caso. Recuerde que hay dos gobiernos diferentes trabajando: el de la Sombra de Estado Profundo y el de la administración de Trump. Esto hace que sea muy difícil para los forasteros que no están completamente despiertos entender lo que realmente está sucediendo. Como ambos están actuando como si fueran el Gobierno legítimo casi al mismo tiempo y al mismo nivel.

El presidente Trump es sólo el cuarto presidente en la historia de Estados Unidos en luchar por el pueblo, a diferencia de los otros 41, que canalizaron principalmente el dinero del pueblo hacia los bancos privados. El primer presidente fue Andrew Jackson, a quien le removieron después de destruir el entonces Banco Central llamado “Segundo Banco Nacional”, al que acusó abiertamente de estar controlado por los Rothschild y la Ciudad de Londres. El presidente Abraham Lincoln, fue removido después de imprimir sus “greenbacks”, dinero nacional que el estado emitió para pagar a los soldados porque Lincoln se había negado a pedir dinero prestado a los Rothschild a un 24% de interés. El tercero fue John F. Kennedy, removido en Dallas en noviembre de 1963 por razones que iban en contra de los intereses de los bancos y del complejo industrial militar. Y a estas alturas ya han hecho más de quince intentos de asesinato para matar al presidente Donald Trump, porque él “devolvía Estados Unidos al pueblo”.

Todos los indicadores económicos reales son negativos

El oro sube y baja. Pero no se va. Y a largo plazo, tiende a dar una medida bastante buena de lo que valen las cosas. El precio del oro de las acciones, en un período de 50 años, indica que las acciones no son tan valiosas como creen los inversionistas, y que la economía no es tan grande como cree el presidente Donald Trump.

Después de todo, los mercados y las economías siguen siendo cíclicos. Cuando Donald Trump comenzó en la Oficina Oval, los republicanos de entonces abrieron aún más las compuertas de la esclusa con su recorte de impuestos de Navidad de 2017. Pero ahora, con los demócratas, la marea baja.

Los recientes indicadores clave “reales” son todos negativos. Desde las ventas al por menor hasta las licencias de vivienda y todo lo demás, todos bajaron, lo que indica que se avecina una recesión. Ni siquiera las cifras del PIB ofrecen consuelo. Han pasado de un máximo de poco menos del 5% en el segundo trimestre de 2014, al 2,3% en el primer trimestre de 2017, cuando el Sr. Trump tomó el relevo, a sólo el 2% en el segundo trimestre y luego al 1,9% en el tercer trimestre de este año. Y la Reserva Federal de Nueva York estima una nueva desaceleración hasta el 0,92% en el cuarto trimestre.

Seguramente se avecina una recesión. Y seguramente, las acciones caerán, tal como lo hicieron después de 2000 y de nuevo después de 2007. Los mercados y las economías respiran dentro y fuera. Se expanden y se contraen.

El presidente Trump probablemente cometió un gran error al atribuirse el mérito de los últimos trimestres de la expansión. Él no causó el repunte, y ahora no se le puede culpar por el descenso, que tampoco causará.

Concluyendo honestamente: El presidente Trump tiene poca o ninguna influencia en la economía. Si bien todos los indicadores sugieren que la economía está entrando en una recesión inevitable. Las recesiones son formas naturales y normales de limpiar la madera seca del bosque. Las deudas incobrables, los negocios no rentables, los empresarios incompetentes, todos están limpios, para dar cabida a un nuevo crecimiento.
En los años 50, 60 y 70, las cosas eran más o menos normales: la relación entre existencias y PIB variaba desde un mínimo de alrededor del 30% hasta un máximo de alrededor del 80%. En 1999, alcanzó un máximo histórico del 136%. A partir de entonces, volvió a bajar, y en la caída de ’08 alcanzó un mínimo de alrededor del 56%.

Pero, al bombear más y más dinero en la economía, 10 años después, esta proporción es ahora del 140%, más alta que nunca, y más del doble de la vieja “normalidad”, y cuando el fuego comience, ¡será un gran espectáculo!

La economía de EE.UU. ha estado en declive desde el año 2000, cayendo relativamente a otras naciones en casi todos los sentidos. Las deudas aumentaron. El poder del Estado Profundo aumentó. Y para el año 2015, los EE.UU. se encontraban en una clara tendencia a la baja. El presidente Trump se enfrenta a dos desafíos: Tiene que sacar a los EE.UU. de sus guerras sin sentido, sin fin, y tiene que “Drenar el pantano”.

Hasta ahora, no ha habido un retroceso importante de las fuerzas estadounidenses, ni una reducción en la intromisión del Estado Profundo. Desde mayo pasado, se han enviado 14.000 soldados más al Medio Oriente. Las conversaciones de paz se cancelaron originalmente, lo que debería haber puesto fin a la guerra de casi 18 años en Afganistán. Pero ahora, durante su visita del Día de Acción de Gracias a las fuerzas estadounidenses, el Presidente ha reiniciado estas negociaciones.

Los ataques de los aviones teledirigidos y el endurecimiento de las sanciones han aumentado el riesgo de guerra con Irán. Según informes de prensa, 1.000 soldados de operaciones especiales de Estados Unidos han sido retirados de Siria y trasladados a Irak. Pero casi 3.000 soldados más han sido aprobados para ser enviados a Arabia Saudita. Se plantea la cuestión: Si el presidente Trump es tan amigo de los belicistas del Estado Profundo, ¿por qué quieren impugnarlo?

El Estado profundo contra Potus

Las dos facciones principales del Estado Profundo, los Republicanos y los Demócratas, están luchando por el control del gobierno. Los titulares hablan de cada bomba lanzada y cada misil lanzado en el proceso de destitución iniciado por Schiff y Pelosi. Pero, hay un lado serio de la impugnación, se trata de la supervivencia del Estado Profundo y de la crisis que está a punto de superar a la economía. Ciertamente tiene que ver con las corrientes más profundas de la política y la economía; las que llevan a la guerra, la bancarrota, la depresión y la pobreza pública.

A medida que la lucha por el control de un imperio se intensifica, las amenazas reales son ignoradas. En el último cuarto de siglo del Imperio Romano, por ejemplo, hubo tanta lucha entre los propios romanos que el imperio no pudo preparar una defensa adecuada contra el verdadero enemigo.

La salud de Estados Unidos también se ha debilitado, al menos desde el cambio de siglo. Estados Unidos quebrará a la antigua usanza, gastando más de lo que puede permitirse. Si están inflando el valor de los bonos estadounidenses, por ejemplo, también van a inflar las esperanzas de jubilación de todas aquellas personas cuyas pensiones dependen de ellos. Y, cuando están “imprimiendo” más dinero para pasárselo a sus amigos compinches, lo van a usar para reclamar más bienes y servicios que pertenecen a otros.

En general, América se encuentra en un camino muy peligroso, similar al que siguieron Argentina y Venezuela. Desde enero de 2017, ha estado añadiendo deuda a un ritmo de casi 3.000 millones de dólares cada día, lo que representa un total de 3 billones de dólares.

El presidente se enfrentó al Estado Profundo que en realidad controla al gobierno. Y ahora, los de adentro están contraatacando. Pasaron de estar en contra de la interferencia extranjera rusa en las elecciones a no permitir que los no ciudadanos voten en las elecciones estadounidenses.

Estaban contra el muro del Presidente Trump que cuesta menos que el sitio web de Obamacare. ¡Piensa en eso! – Los estadounidenses están ahora a una elección de distancia de las fronteras abiertas, el socialismo, la confiscación de armas y el aborto a término a nivel nacional. Están luchando contra el mal. Mientras enviaba más tropas y armamento para invadir Venezuela, lo cual fue hace 60 años, el cuarto en el índice de libertad económica mundial. Hoy en día, son el 179 y sus ciudadanos están muriendo de hambre, como resultado de las sanciones de los Estados Unidos.

Recuerde: Las “sanciones” permiten que el Estado Profundo lleve a cabo una guerra económica contra los países e individuos objetivo, para robarles sus recursos. No se requiere el voto del pueblo, ningún acto del Congreso, ninguna prueba de maldad. Esto deja a los “enemigos” potenciales buscando alternativas. Y cuando las encuentren, y escapen de la hegemonía del sistema del dólar, marcará otra gran caída para la economía estadounidense.

Una vez que haya una alternativa viable para el dólar, los extranjeros sancionaran a los EE.UU., entonces todos esos dólares, ahora mantenidos en el extranjero como “reservas”, podrían volver a casa y hundir la economía de los EE.UU en la hiperinflación, como ocurre hoy en día con Venezuela. Los extranjeros podrían estar tomando tierras, recursos e industrias de los Estados Unidos.

Para ganar y mantener el poder a fin de influir en los asuntos políticos de varios países, chantajearon a los políticos y a las élites globales a través de una adoración regular pero secreta a Satanás en los ritos de sacrificio de niños, que incluían a los partidos de pedofilia. Cuanto más inocente es la víctima, más poder sienten en la ceremonia. Obtuvieron a sus hijos y a las víctimas de la trata de personas a través del uso de varias mafias, que se dedicaban al sexo infantil internacional y al tráfico de personas, a las redes de traficantes de drogas y de armas, con el dinero blanqueado a través del Banco del Vaticano.

Las acciones desesperadas del Estado profundo se pueden ver en todos los rincones del mundo, y con razón. Si una protesta no es contra el Estado profundo, seguramente se trata de obtener recursos a través de protocolos de cambio de régimen -ahora en Bolivia- que involucran a la clase alta y a los militares, sólo para mantener a flote el sistema elitista.

Por otra parte, el Presidente Trump, la Alianza y los patriotas han comenzado a derribar a El Estado Profundo, una tarea realmente formidable. Los principales actores conocidos son los Rothschilds, los Rockefellers, los Clintons, los Obamas, los CEOs de grandes corporaciones, las sociedades secretas, los Masones Libres, los Jesuitas, toda la realeza europea, los operativos de la CIA, los Banqueros, los EE.UU. Inc., la Ciudad de Londres y el Vaticano, que controlan el sistema monetario global y dirigen gobiernos en la sombra. Además, aplican los servicios de numerosas mafias para dirigir las redes internacionales de explotación infantil, recolección de órganos humanos, tráfico de armas y de drogas.

Elecciones anticipadas

El informe del Inspector General del Departamento de Justicia sobre los abusos de la Ley de Vigilancia de la Inteligencia Extranjera (FISA-Abuse) será publicado en breve. Se dijo que el informe era tan grueso como una guía telefónica y que contiene cargos contra el 80% del Congreso Demócrata, además de varias elites políticas republicanas prominentes. Se espera que a partir de entonces se produzcan cambios y reformas dramáticas en el gobierno de los Estados Unidos.

Como cerca del 90% del congreso no regresará, se deben celebrar nuevas elecciones. También USA INC. será abolida a medida que la república original de América sea restablecida. Elecciones honestas sin manipulaciones ni interferencias cambiarán el panorama político. Lo más probable es que el Presidente Trump sea reelegido para terminar su trabajo de drenar el pantano. El patrón oro, QFS y GESARA se implementarán en todo el mundo. La economía de libre mercado de la gente se está haciendo realidad. No habrá más manipulación de precios. El oro y la plata, entre otros, encontrarán su verdadero valor de mercado. Este es definitivamente el principio del fin del Estado Profundo. Hay que tomar medidas para asegurar que nunca jamás una banda criminal privada y corrupta pueda apoderarse de la economía y el sistema financiero de la población.

El presidente Trump es el mejor presidente estadounidense, no porque sus políticas sean buenas, sino porque es el presidente más transparente. – En el escenario político, el conspirador ha perdido todo su terreno. No se detienen ante nada para causar caos. Pero todo lo que intentan simplemente fracasa. El sistema bancario se ha extendido como una fea red por todo el mundo, a todas las ciudades y pueblos, y ha robado a la gente sin piedad.

Ahora ha llegado el momento de la justicia. Los bancos se están contrayendo. Sus poderes se están reduciendo, y eso no es un accidente. – Nadie puede dirigir una organización basada en mentiras y dinero falso.

El reinicio global de la moneda

El plan original era que China fuera la primera en anunciar el patrón oro y abandonar el sistema fiduciario de Petrodolar. Ahora, aparentemente, han arrojado su guante al ring después de que su moneda esté respaldada por oro. Se espera que el resto del mundo lo siga pronto. El dólar fiduciario estadounidense no podrá competir con una moneda respaldada por oro y, en consecuencia, fracasará.

El Reajuste Global de la Moneda (GCR) está financiado por el tratado de oro firmado por 209 países en los que se utiliza el oro que es propiedad de las personas mayores chinas. El GCR activa el QFS Quantum Financial System para garantizar que no se pueda utilizar ninguna `moneda de un solo mundo’, como el SDR o cualquier otra. Dentro de este proceso, cada país volverá a su moneda soberana.

El sistema monetario internacional actual se cerrará a medida que se complete el GCR, para evitar la interferencia del Estado profundo. Además, los Banqueros Centrales ya no pueden hacer desaparecer dinero a través del Banco del Vaticano ni mediante transferencias a Ucrania.

El estándar de oro es inevitable, y pondrá a los bancos de rodillas. Los tiempos dorados para los pueblos del mundo comenzarán en 2020. El poder y la riqueza deben ser devueltos al pueblo. La abundancia será compartida, para el bien de todos.

El control del Estado Profundo sobre los gobiernos, el Congreso – los parlamentos, los tribunales, las universidades, el Pentágono, la burocracia, las monedas, el presupuesto y los medios de comunicación – debe terminar. Los primeros pasos se están dando y serán visibles pronto; el Príncipe Andrés, Hillary Clinton y Netanyahu se dirigirán a la corte. Mientras que se esperan otros cambios importantes en el sistema financiero.

Una petición a cada lector, comparta esta importante noticia con todos con el propósito de finalmente comenzar El Gran Despertar!
Fuente: finalwakeupcall.info

Comments