QUÉ ES UNA RECESIÓN ECONÓMICA, POR QUÉ OCURRE Y QUÉ MEDIDAS PUEDES TOMAR AL RESPECTO


VARIOS EXPERTOS HAN LANZADO LA ALARMA DE UNA POSIBLE RECESIÓN ECONÓMICA GLOBAL O AL MENOS EN PAÍSES COMO ALEMANIA, MÉXICO Y ESTADOS UNIDOS, ¿PERO QUÉ SIGNIFICA EXACTAMENTE ESTO?

En los últimos meses, las noticias económicas de distintos países han estado ocupadas por el término recesión. De acuerdo con los expertos, es muy posible que en general el mundo entero entre poco a poco en los siguientes años en un proceso de recesión económica global, causado posiblemente por el agotamiento de ciertos factores de la dinámica que ha dominado la economía en las últimas décadas. En Europa, Alemania ha sido el primer país en hablar abiertamente de recesión, y en el continente americano, los gobiernos de Estados Unidos y México igualmente han señalado, cada uno por su cuenta, el riesgo de que la economía de sus países entre en dicho proceso.

Pero a todo esto, ¿de qué hablamos cuando hablamos de recesión económica y por qué, al menos en los medios, el tema se maneja con un tono de alerta y a veces incluso de franca alarma?

¿Qué es una recesión económica?

Desde un punto de vista puramente técnico, la recesión económica es definida por los economistas contemporáneos como el decrecimiento significativo de la economía de un país durante al menos 6 meses continuos. Para determinar que la economía de un país dejó de crecer, los indicadores económicos tomados en cuenta son:



  • producto interno bruto real
  • ingresos
  • empleo
  • manufactura
  • ventas al por menor
Una recesión económica suele comenzar con un descenso sustancial en la actividad económica, lo cual implica una reducción de procesos fundamentales para la economía de un país, como la inversión o la producción de bienes y servicios. Que sectores capitales como el energético, la construcción o la manufactura dejen de crecer, suele ser un signo de alerta de una recesión.

Como consecuencia lógica de esta disminución de la actividad económica, el desempleo aumenta, el consumo se reduce, los precios se incrementan (inflación), y así sucesivamente.

¿Por qué ocurre una recesión económica?

Las causas de una recesión económica son diversas y en general propias de cada economía nacional, si bien, en una época como la nuestra, también existen factores que podrían calificarse como globales.

Históricamente, las recesiones han sido etapas que siguen a un período de abundancia económica vivido por un país, lo cual, paradójicamente, provoca diversos comportamientos económicos que conducen necesariamente a la recesión. Uno de éstos es, por ejemplo, el aumento general de precios, tanto en materias primas como en servicios o en vivienda. Cuando la gente parece tener mucho dinero, los precios se incrementan y, dado que las personas quieren seguir manteniendo su estilo de vida, esto suele llevar a que se endeuden de alguna manera. La combinación de deuda e inflación ralentiza la economía y entonces la recesión se hace presente. Aunado a otros factores, ese fue el escenario de la recesión económica de 2008 en Estados Unidos.

Otro factor importante en el decrecimiento del producto interno bruto de un país suele ser un desequilibro entre el potencial de producción de su economía y la tecnología empleada para aprovecharlo. Es decir, el país produce menos de lo que podría, porque no emplea la tecnología adecuada para detonar su potencial. Este parece ser el caso actual de México.

¿Cuáles son los riesgos de una recesión económica?

Como mencionamos anteriormente, en una recesión económica un efecto prácticamente ineludible es el aumento del desempleo. En un escenario de reducción de la producción nacional tanto de bienes como de servicios, es lógico que los empleos comiencen a escasear.

En la economía contemporánea, las recesiones también vienen acompañadas de un incremento de las tasas de interés de bancos y otras instituciones crediticias en servicios como hipotecas, créditos personales, etcétera.

En el caso de las personas jóvenes y recién salidas de la universidad, algunos estudios han determinado que un riesgo significativo es que no puedan encontrar un trabajo acorde a la formación recibida (dado que, en general, en el país no hay oferta laboral disponible), lo cual puede afectar notablemente su futuro profesional.

Asimismo, dado que en un país en recesión la liquidez económica es reducida, no suele haber surgimiento de nuevas empresas.

A nivel nacional los efectos pueden ser mayores, en el caso de una recesión no controlada, pues si no se toman medidas para retomar el crecimiento económico de un país, los precios de los bienes de consumo y los servicios pueden aumentar significativamente, lo cual puede conducir al descontento social (como sucedió recientemente en Chile, por ejemplo).


¿Qué medidas tomar ante una recesión económica?

Una recesión puede ser una época adversa, pero no es imposible de sobrepasar. El consejo general sería poner especial atención a la economía personal, esto es, llevar un manejo tan racional como sea posible de tu dinero, procurando no gastar más de lo que ganas.

Asimismo, dado que, como vimos, durante una recesión es muy probable que las tasas de interés se incrementen (dado el aumento de deuda), otro consejo que suele darse para este contexto es no adquirir deudas, sobre todo con bancos y, si ya tienes alguna, procurar liquidarla antes de que el país se encuentre verdaderamente en recesión.

En cierto sentido, una recesión económica también puede ser un momento para estar dispuesto a cambiar de hábitos de vida. Ante el aumento de precios, la pérdida del valor adquisitivo de la moneda e incluso la pérdida del empleo, sin duda el estilo de vida de una persona o una familia se puede ver afectado. Vale la pena revisar tus gastos y tus necesidades y ponderarlos en función de un nuevo contexto económico. Acaso podría adoptarse incluso el consejo de Séneca, el estoico: "Separa unos cuantos días en los cuales te conformarás con las ropas más humildes y el ingreso más bajo, y pregúntate: ¿Está es la condición que tanto temía?".

Para finalizar diremos que no puede descartarse la posibilidad de encarar una recesión económica con un espíritu más bien activo y propositivo, esto es, preguntándonos qué podemos hacer no para "sufrir" o sobrellevar la situación, sino más bien para salir de ella, resolverla y eventualmente evitarla o al menos prevenirla.

Fuente: pijamasurf.com

Comments