El Banco Mundial reduce su pronóstico de crecimiento mundial por las tensiones comerciales


Este organismo estima que la meta para reducir la pobreza a menos del 3 % en 2030 "seguirá siendo inalcanzable" si se mantiene este ritmo.

El Banco Mundial ha reducido al 2,6 % el pronóstico de crecimiento para la economía mundial por los riesgos que suponen el establecimiento de comerciales, el aumento de las tensiones financieras y la desaceleración de algunas de las principales economías.

Entre los motivos que provocan mayor incertidumbre a la hora de que las empresas decidan dónde realizarán inversiones, ese organismo destaca los aranceles de cientos de millones de dólares que Estados Unidos y China han impuesto a las importaciones procedentes de ambos países, informa la agencia AP.

Proyecciones regionales

En sus nuevas proyecciones, el Banco Mundial vaticina que el crecimiento de las economías emergentes y en desarrollo descenderá al 4 % este 2019 y anticipa un incremento menor de las economías más grandes por la disminución de las exportaciones y la inversión.

Por ejemplo, su estimación es que la economía de Estados Unidos crecerá un 2,5 % durante este año, mientras que América Latina y el Caribe alcanzarán un 1,7 % en el mismo periodo. Sin embargo, en 2020 espera un ligero incremento con la inversión fija y el consumo como principales motores económicos, mientras que destacará el papel de Brasil, Argentina y México.

¿Qué implica esta desaceleración?

Ceyla Pazarbasioglu, vicepresidenta de Crecimiento Equitativo, Finanzas e Instituciones del Banco Mundial, considera que los países más pobres son los que "enfrentan los desafíos más difíciles" y, a menos que se logre aumentar el crecimiento, la meta para reducir la pobreza a menos del 3 % en 2030 "seguirá siendo inalcanzable".

Ayhan Kose, analista del Banco Mundial, cree que se pueden aprovechar las bajas tasas de interés para que "el endeudamiento público adicional" sea una de las opciones más atractivas a la hora de financiar proyectos que impulsen el crecimiento, aunque recuerda crisis financieras pasadas y advierte que "la deuda tiene su precio".

Comments